LABORATORIA FLAMENCO

LABORATORIA FLAMENCO presenta ‘Y PERDÍ MI CENTRO’
Fecha: Jueves, 8 de septiembre de 2022
Hora: 22h.
Lugar: Auditorio Municipal Tierno Galván (Geolocalización)
Entrada: Libre y gratuita sin necesidad de retirar invitación. Hasta completar aforo
Guitarra: ISABELLE LAUDENBACH
Cante y electrónica: CRISTINA LÓPEZ
Baile: AINA NÚÑEZ
Cante: ANA BRENES

LaboratoriA es un proyecto multidisciplinar que pretende ser un canal de experimentación para cuatro mujeres que comparten el flamenco como lenguaje común y que, aparte de dialogar con él, pretenden trascenderlo. La génesis de este proyecto es la búsqueda de su feminidad, que se muestra en diferentes formas, y en su interacción como mujeres artistas. Mujeres artistas que, a su vez, se relacionan en un contexto de flamenco contemporáneo. Es ahí donde surgen muchas preguntas y otras muchas respuestas que las llevan a tomar consciencia y posicionarse en un feminismo que pretende crear espacios de reflexión y transformación en la sociedad.

LABORATORIO

Aman la tradición flamenca y siempre encuentran un lugar para homenajearla a su manera. Pero la idea de este laboratorio es explorar las capacidades creativas del flamenco y trabajar con sus límites. Buscarlos, definirlos, moverlos, superarlos e incluso plasmarlos. La incorporación de nuevos elementos artísticos como el texto, la dramaturgia y las tecnologías, es una manera de investigar acerca de un lenguaje diferente y propio que se desvincule de las etiquetas existentes. Esta puesta en escena, ecléctica y arriesgada, es la que crea un lenguaje personal, más real, más crudo y exento de filtros.

LABORATORIA

Celebran su feminidad y la meditan. ¿Cuáles son los puntos en común? ¿Existen situaciones que creen algún tipo de malestar en su condición de mujeres? Reivindicaciones aparte, se muestran tal y como son, en su forma más humana. En ella está implícita su feminidad y se relacionan en base a ella, como las cuatro mujeres artistas y amigas que son. Por eso, LaboratoriA cuenta también la experiencia de la mujer artista,

tanto en la actualidad como en distintos lugares y tiempos.

Fui piedra y perdí mi centro
Y me arrojaron al mar
Al cabo de mucho tiempo
Mi centro vine a encontrar
Fui Piedra
(Soleá)

‘Y perdí mi centro’ (2020) es el nuevo espectáculo de LaboratoriA Flamenco. Después de su primera creación ‘Una mujer fue la causa’ (2018) este proyecto de experimentación musical y escénica propone ahora un viaje espacial para investigar sobre los roles de género y el crear como forma de vida.

Cuatro seres sobre el escenario cuestionan a través del cuerpo, la música y el flamenco qué es ser mujer. Como si por un momento se avanzaran al curso de la historia y contemplaran la realidad ya desde otro plano, futuro o extraterrestre.

Al principio, inclasificables, con un vestuario que borra todo rastro de feminidad y una escenografía minimalista, las artistas empiezan un viaje galáctico cantado y bailado a su propia esencia. Lo hacen a través de los palos clásicos del flamenco. Un lenguaje que les sirve para poner en duda lo binario o la opresión de las mujeres en el mundo del arte. Lo harán recuperando la fuerza ancestral de este estilo musical siempre vinculado a la tierra y al poder de la comunidad. Así como reivindicando los tiempos de la mujer y de la creación en un mundo acechado por las prisas y la productividad.

Con este recorrido por soleá, serrana, caña o farruca se ofrece una oportunidad renovada para que las mujeres elijan cómo vivir y expresar su feminidad. Algo que es sólo posible si nos damos el espacio-tiempo necesario para hacer el viaje de vuelta. Porque la vida es eso, el movimiento hacia el propio centro.”

Como extraterrestres aterrizando a un mundo futuro, contemplan la realidad que será. Nuevas relaciones personales en las que abunda la escucha y el silencio, el respeto y la igualdad entre hombres y mujeres. El tiempo es el protagonista de este universo. Descubren su cuerpo y recuperan su centro. Por soleá. Empieza la búsqueda del equilibrio. Son artistas y quieren que se reconozca y dignifique su trabajo. Pretenden disfrutar de unas condiciones que les permitan desarrollar su creatividad sin obstáculos constantes, saliendo de la eterna precariedad. Una precariedad del siglo XXI que honra aquella que padecieron los mineros que le cantaban a la tierra que herían y con la que morían.

Ellas lo dicen por taranto. Y de las minas viajan a tierras de Málaga para expresar por verdial la sinrazón de un mundo veloz que no deja lugar al sentir del tiempo que cabalga sobre el sueño.

La serrana les devuelve a la serenidad y la fluidez del agua, del río que son. La convivencia con la fuerza de lo orgánico. Reivindican el papel de la mujer en la humanidad. Deconstruyen la caña para reconstruir una sociedad sobre unos paradigmas sólidos, equitativos y armónicos. La vuelta a la comunidad tribal que se magnifica a través de la sororidad y la solidaridad. Un mundo en el que se pueda elegir ser madre sin verse obligada a abandonar una profesión. Con ilusión, consciencia, libertad y una responsabilidad compartida.

Creen en un debate abierto y desacomplejado sobre la división de los géneros y en que no se clasifique a las personas con criterios poco flexibles y simplistas, pues la realidad es más compleja y las identidades son de libre elección. Con la farruca pretenden abrir puertas para que las mujeres elijan cómo vivir y expresar su feminidad en sus múltiples expresiones, superar los estereotipos asignados a la condición de mujer y poder atribuirse las características que les plazcan. Qué viva su pelo tanto como sus curvas. Están enamorás de la vida y así se seienten bien.

Como buenas flamencas se despiden por bulerías superando esas letras machistas que tan poco inspiran a las mujeres que las cantan, tocan o bailan. Ellas ven la luz y han creado un espectáculo con otra, también tradicional, la de la Serneta.





Anuncio publicitario